Por: Julio C.  Concepción Rodríguez
Domingo 4 de Octubre de 2020

Los orígenes históricos de la corrupción (1-2)

DIARIONOTICIA.COM.DO-SPM, R.D.- Los recurrentes escándalos de denuncias relacionados con la corrupción llenan las páginas de la crónica en la actualidad, y los ciudadanos están cada vez más indignados. A esto sumarle las pretensiones del go¬bierno de gravar los servi¬cios digitales y el salario que se entrega en Navidad, han cal¬deado los ánimos de la población que de inme¬diato reaccionando a través de las redes sociales, advirtien¬do al gobierno que se prepare para enfrentar paros, huelgas y marchas continuas. Pero las malas prácticas llevan siglos de historia y parecen inherentes al ser humano. Napoleón Bonaparte le permitía robar a sus funcionarios, pero no en cantidades significativas. Y si hoy, en el fondo, lo que se nos ocurre deliberar es que aunque nos importune, que nuestra sociedad está supuestamente enferma. Y esta enfermedad no es otra que la desvalorización del “otro” y del “nosotros”, en aras del egoísmo, el dinero fácil, la codicia, el placer superfluo, el poder por el poder y, en general, el doble estándar o doble moral qu

e atraviesa todo el cuerpo social. Y una sociedad deformada por valores que se predican, pero que no se viven, y por ende constituyen el caldo de cultivo de la anomia, la incertidumbre y la degradación paulatina.

La corrupción, ese estigma que no cesa. Basta con hojear las páginas de un periódico para ver cómo los escándalos se suceden y están a la orden del día. Según un reciente informe de medición realizado por organismos de considerable credibilidad internacional nos dice que, casi nueve de cada diez encuestados creen que es una práctica “bastante” o “muy extendida”. Pero lo que pocos imaginan es que es un mal antiguo. Tan antiguo como el ser humano.

La corrupta antigüedad registra como el primer caso documentado de corrupción según algunos historiadores se remontan hasta el reinado de Ramsés IX, 1100 a.C., en Egipto. Donde Peser, un antiguo funcionario del Faraón, denunció en un documento los negocios sucios de otro funcionario que se había asociado con una banda de profanadores de tumbas. Y también se hace referencias que, en el año 324 a.C. Demóstenes, acusado de haberse apoderado de las sumas depositadas en la Acrópolis por el tesorero de Alejandro. Y Pericle, conocido como el Incorruptible, fue acusado de haber especulado sobre los trabajos de construcción del Partenón.

Pero he de suponerse que la corrupción existía ya mucho antes de estos episodios. De hecho, en la época del mundo clásico, las prácticas que hoy consideramos ilegales eran moneda corriente. “En la antigüedad, engrasar las ruedas era una costumbre tan difundida como hoy, y considerada en algún caso incluso lícita”, escribe Carlo Alberto Brioschi, autor de Breve historia de la corrupción (Taurus). “En caso de corrupción, había dos penas muy severas: una era el exilio, la otra era el suicidio. Esta última, de alguna manera, era más recomendable porque por lo menos te permitía mantener el honor”, indica. Yébenes, que explica que en la antigua Roma había una doble moral, se diferenciaba claramente la esfera pública de la privada. Desviar los recursos públicos era una práctica reprobable, pero en los negocios particulares se hacían la vista gorda.

La crónica de la época fue testigo de varios escándalos. Cicerón reconocía que: “Quienes compran la elección a un cargo se afanan por desempeñar ese cargo de manera que pueda colmar el vacío de su patrimonio”. El caso más célebre es el de Verre, gobernador en Sicilia. Se le imputaron extorsiones, vejaciones e intimidaciones, con daños estimados, para la época, en 40 millones de sestercios. Catón, el censor, sufrió hasta 44 procesos por corrupción. El general Escipión hizo quemar pruebas que acusaban a su hermano Lucio sobre una estafa perpetrada a daños del imperio: fue condenado al destierro. Bertolt Brecht, en su obra sobre Julio César escribe: “La ropa de sus gobernadores estaba llena de bolsillos”. En Roma se llevaron a cabo irregularidades que recuerdan mucho a las de hoy: por ejemplo, el teatro de Nicea, en Bitinia, costó diez millones de sestercios, pero tenía grietas y su reparación suponía más gastos, con lo que Plinio sugirió que era más conveniente destruirlo.

Los pecados de la edad media la llegada de la religión católica impuso un cambio de moral importante. Robar pasó a ser un pecado, pero al mismo tiempo con la confesión era posible hacer tabla rasa (borrón y cuenta nueva), lo que desencadenó una larga serie de abusos. “El cristianismo, predicando el espíritu de sacrificio y la renuncia a toda vanidad, introduce en su lugar la pereza, la miseria, la negligencia; en pocas palabras, la destrucción de las artes”, escribió Diderot en su Enciclopedia (por cierto, no hay que olvidar que, según la Biblia, la corrupción era una práctica tan extendida al punto que, como todos sabemos, Judas Iscariote vendió a los romanos a su maestro Jesús por treinta monedas de plata).

Así, por ejemplo, Felipe II, rey de Francia en el siglo XIII, imponía feroces impuestos a sus súbditos y les obligaba a fuertes donaciones, que no eran otra cosa que ingresos que iban a sus arcas privadas. En el mismo período, se puede citar en Italia el caso de Dante. El escritor sitúa a los corruptos en el infierno, pero fue declarado culpable de haber recibido dinero a cambio de la elección de los nuevos párrocos y de haber aceptado porcentajes indebidos por la emisión de órdenes y licencias a funcionarios del municipio. Y por tal motivo fue condenado al exilio.

El papado de los Borja sería necesario un capítulo aparte para el relato de sus tropelías. Pocas personas a lo largo de la historia fueron capaces de concentrar tanta perversidad. Pero en esa época la corrupción parecía un mal menor. Como escribió en aquellos años Maquiavelo, “que el príncipe no se preocupe de incurrir en la infamia de estos vicios, sin los cuales difícilmente podrá salvar al Estado”. Cuando Cristóbal Colón se lanza a la conquista de América, no puede hacer otra cosa que exclamar. “El oro, cual cosa maravillosa, quienquiera que lo posea es dueño de conseguir todo lo que desee. Con él, hasta las ánimas pueden subir al cielo”.

En esa época era incluso peor que hoy, porque había una clara manipulación del poder judicial, apunta Alvar. La otra diferencia era el concepto de familia, en nombre del cual se podían romper las reglas. “Por ejemplo, no se veía mal forzar la ley para ayudar a un familiar (nepotismo). Una práctica casi obligada en nuestra sociedad de hoy, comprobado que tienen una representación global en todas las estructuras de los Estados del mundo. Era normal que un duque se prodigara en esfuerzos para ayudar a su hijo. Era algo que había que hacer”.

La Revolución Francesa, con la llegada de Robespierre, conocido como el Incorruptible, trajo un aire fresco que duró muy poco. Incluso el jacobino Saint-Just se vio obligado a reconocer que “nadie puede gobernar sin culpas”. El régimen de Bonaparte siguió la estela de corrupción de la monarquía anterior. Napoleón solía decir a sus ministros que les estaba concedido robar un poco, siempre que administrasen con eficiencia. Pero pareciese como si esta siniestra actividad fuera parte intrínseca de la costumbre/cultura obligatoria del ser humano. Los iconos y/o figuras referentes históricos, que han sido considerados los inmaculados creadores de los modelos sociopolíticos que hemos heredados. Según se puede comprobar en las consultas y citas de este escrito aceptaron la corrupción como un elemento sine qua non para el logro de sus propósitos. De modo que estos indicadores constituyen un mal precedente histórico para el accionar con decoro y transparencia de nuestros burócratas. …
 

  ¡Tú opinión es muy importante para nosotros!
 

 

 Más Noticias
 
Diarionoticia.com.do

Mosquito y Sol #19, Urb. Miramar.
San Pedro de Macorís, R.D.
Tel: (829)
750-3660

Mapa Web
Publicidad

     Envío de notas:     dn@Diarionoticia.com.do
                Director:    
director@Diarionoticia.com.do
            Publicidad:    
venta@Diarionoticia.com.do
                       Tel.:     (829) 750-3660