Desilusión político-partidaria del ciudadano Dominicano

Por: Lic. Julio C. Concepción R.-Diarionoticia.com.do
Domingo 23 de febrero de 2020 

DIARIONOTICIA.COM.DO-SPM, R.D.- En las más de cuatro (4) décadas de democracia en la República Dominicana, el deterioro de los partidos y/o agrupaciones políticas producto del primado interés particular entre sus dirigentes cardinales que es más que incuestionable. Esto obedece a que las organizaciones políticas, una vez de alcanzar el poder, no han respondido a las expectativas ciudadanas, de instaurar un Estado apto para enfrentar las principales dificultades que tiene el país. Además, los partidos han dejado de ser instituciones que representan y adicionan intereses sociales, para convertirse en simples maquinarias electorales. Los partidos dominicanos mantienen un liderazgo estacionario, que ha llevado a las organizaciones a renunciar a los principios programáticos y esenciales de lo que es un partido político. Como son “la protección a los derechos naturales e inalienables del hombre, el derecho a la libertad a la legítima propiedad y la resistencia a la tiranía”. Lo que ha dado origen a fomenta la confrontación y la división interna.

Me parece oportuno citar a Martín Lutero, aunque imagino usted se preguntará, dónde encaja esta cita aquí. Pero yo pienso que sí, considerándola una deliberación comparativa e interpretativa de la de la situación político social actual, que vive nuestra convulsionada sociedad. Con relación a la efectiva o no interpretación de la situación política actual de la generación de relevo es decir de la juventud dominicana, que en esta ocasión sin temor a equivocarme, no había manifestado mucho interés por la política y de pronto conforma una gran masa de protesta a lo largo y ancho del país. Cito.

“Para Lutero fue más importante traducir la Biblia a la lengua del pueblo que la redacción de su vasta obra escrita. Consideró tarea imprescindible poner los escritos bíblicos en manos de la gente para que por ella misma descubriera sus enseñanzas y dejara de ser presa de engaños y manipulaciones doctrinales. Al traducir la Biblia y hacerla asequible a más y más personas, Lutero provocó que la solitaria labor se transformara en apropiación colectiva, cuyos alcances le granjearon simpatías y apoyos para enfrentar al sistema católico romano”. Termina la cita.

Las consecuencias de esto para el sistema político podrían ser muy negativas de caras al futuro. El actual escenario de desencanto con los partidos tendría uno de tres efectos que es necesario evitar. En primer lugar, se podría dar una situación de creciente animadversión política, lo que provocaría indiferencia ciudadana ante lo que pasa en el ámbito de lo público. Esto genera una reducción (abstención) de la participación en los procesos políticos y electorales. Otra de las consecuencias podría ser el surgimiento de grupos emergentes, extra partido como opción de poder, lo que no ha sido una buena experiencia en el país y en la región. Y también, podría darse una personalización cada vez mayor de la política, en la que las estructuras partidarias no importan, pues lo relevante sería la figura del político.

Los últimos estudios que hemos consultados indican que no se debe esperar más tiempo para iniciar el camino hacia la renovación de las política y los partidos políticos. Se requiere de proyectos políticos dotados de contenidos. Partidos políticos, tradicionales y nuevos, con propuestas que generen esperanza entre los dominicanos. Hacen falta partidos democráticos e inclusivos, que estén en capacidad de hacer posible el relevo del liderazgo político. Se necesitan partidos que se preocupen por representar a la sociedad y que estén en condiciones de ser transparentes y rendir cuentas. La ley de partidos es importante, pero hay que hablar de cambios profundos que van mucho más allá de simplemente mostrado.

La desilusión es un sentimiento que brota de la comprobación de saber que algo en lo cual pusimos toda nuestra confianza, nos engañó. Las consecuencias personales de la desilusión suelen llevar o al escepticismo, o, a ese vulgar cinismo de quienes se ufanan de saber por anticipado que toda ilusión va a ser traicionada. Está también la desesperación, pero la extrema consecuencia de la pérdida de credibilidad en los ideales humanos es la incredulidad. O sea el caer en la nada cuando se ha perdido la fe en la razón y la confianza humana. Oh pensar que siempre se esta como “La espada de Damocles”, cuando ya se huele en el aire que la cultura de lo inexacto y la malicia alcanzan su máxima altitud.

 

 Más Noticias
13 partidos políticos dicen lucharan para restaurar institucionalidad democrática 13 partidos políticos dicen lucharan para restaurar institucionalidad democrática
Quique: “Marcha por la Democracia es una demostración de unidad del pueblo por el cambio que necesita el país”
FJT pide a JCE convertir a jóvenes manifestantes en ejército cívico como observadores electorales
Desilusión político-partidaria del ciudadano Dominicano
Una larga reflexión nostálgica
EDE Este pone en servicio subestación Nisibón y su línea de alimentación EDE Este pone en servicio subestación Nisibón y su línea de alimentación
Sonata robado Apresan miembro de banda dedicada a asaltar a taxistas
Dominicanos hicieron protesta apoteósica en el Alto Manhattan Dominicanos hicieron protesta apoteósica en el Alto Manhattan
  ¡Tu opinión es muy importante para nosotros!
 
Diarionoticia.com.do

Mosquito y Sol #19, Urb. Miramar.
San Pedro de Macorís, R.D.
Tel:(829) 340-9009; (829) 686-6595

Mapa Web
Publicidad

     Envío de notas:     dn@Diarionoticia.com.do
                Director:    
director@Diarionoticia.com.do
            Publicidad:    
venta@Diarionoticia.com.do
                       Tel.:     (829)-340-9009