Unas palabras al viento por René del Risco Bermúdez, a propósito del develizamiento de su busto

Por: Ramón Perdomo-Diarionoticia.com.do

René del Risco Bermúdez

Hablar del paso por la tierra de un ser creador de sueños y señales, de encantos y desencantos, de amor y desamor, un ser de armadura resistible al despecho y la tortura, un ser negado a la inercia y apegado al acontecer de su entorno, es un tanto difícil hacerlo bajo estas condiciones, en tan poco tiempo y en medio de la inmediatez que hoy nos ocupa.

Me refiero a René del Risco Bermúdez, quien por demás no podía ser menos que lo que fue, porque tenía que heredar tangiblemente el don de la palabra escrita de los genes de su madre América y como poco el don de la palabra hablada de su padre Don René del Risco Aponte. Fue una combinación de escritura y voz: Un vientre pulido entre las letras y la creación y una voz surgida como encanto de la humanidad.

Su nacimiento se produce cuando la más oprobiosa dictadura del Caribe, lamia las orillas parvularia del crimen, la lisonja y la perversidad, y fue para el 9 de mayo de 1937, cuando el poeta arrulló los designios heredados de su abuelo Ramón Federico Bermúdez, quien marcó el símil de su versatilidad dejándole como impronta, el amor a la patria, el amor a sus hijos, el amor a la madre y asimismo el deber de abrirle paso a la poesía y el canto libre.

La calle José Reyes del viejo Macorís, lo vio corretear y balbucear las primeras palabras, sabiéndose por cuenta de su madre, que apenas con 5 años, dio a conocer su primera poesía que dictó a Doña América y que decía:               

Mamacita,   mamacita
tu eres linda como una flor
que mata la pena
y quita el dolor

Fue de la mano de Don René que se envolvió en un amasijo de hacer de la voz y la palabra un solo cuerpo, porque fue quien lo llevó de la mano a realizar el primer programa infantil que se transmitió por radio en San Pedro de Macorís, cuando este contaba a penas con 9 años, en la hoy estación Radio Oriente, que era en aquella época Radio HI1J.

La angustia intrínseca que produce la creación literaria y más aun la poesía, lo marcó desde el vientre donde estuvo estacionado y no pudo abandonar su condición predestinada de poeta, porque contando con 17 años sus poemas estaban ya dispuestos para lo que pudo ser su primer libro al que tituló Nenúfares, y el que aun no se ha publicado.

Entre estudios escolares, poesía, conspiración precoz y aprendizaje de la música, forma parte de la banda juvenil municipal, formación que le valió después para componer canciones que atraparon la atención de grandes intérpretes que buscaron cada una de ellas para difundirlas.

Al concluir sus estudios secundarios es enviado a estudiar a la única alta casa de estudios existente en el país y de pertenencia estatal, la hoy Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde inicia sus estudios de Derecho, coincidiendo con sus grandes amigos como el hoy empresario Miguel Feris Iglesia y desde allí ahonda sus condiciones patrióticas y revolucionarias formando parte del Movimiento 14 de Junio, siendo perseguido por los gendarmes al servicio del tirano, luego apresado y encarcelado en el penal de la Victoria.

La poesía, que no es un canto de esperanza, es la esperanza cantada en palabras, lo envuelve cada vez más y en enero de 1961 escribe:
 

TIEMPO DE ESPERA

Casi muriendo ya, solo en la espera
del prometido día sin quebranto,
sobre la dura piedra de mi canto
establecí mi Patria verdadera.

Aparté mi lucero, mi bandera
de amarga soledad alzada, en tanto
nutrí de dura luz mi desencanto
de paloma angustiada y prisionera
 
Aquí mora mi voz, aquí en la esquiva
soledad donde espero la misiva
de alegre fuego o muerte mensajera;

aquí se nutre el arpa, aquí detengo
el poderoso arco que sostengo
para que el entusiasmo no se muera.

Al salir de la cárcel, después de la muerte del tirano Trujillo en mayo del 1961, sale a Puerto Rico, para evitar momentáneamente la muerte, regresa cuando creía que los trujillistas estaban controlados, sigue sus relaciones con Manolo Tavárez Justo, líder del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, siente su muerte como la de un hermano, y en Palabras al oído de un héroe dice:

Hermano Comandante, Amigo Comandante,

perdido comandante,

yo quiero que me digas

que todavía puedes escucharme,

que todavía es posible

que oigas mis palabras,

más allá de la tierra que te cubre

más allá de la lluvia y de la sangre…
 

La revuelta  de abril  1965 lo sorprende con todo el crisol poético encendido en su pecho, y queda convertido en el poeta de la guerra, al termino de ella, otra etapa de su vida le esperaba, la responsabilidad familiar, su paso por la televisión con el Programa Sábado de Ronda, la creación de una Publicitaria, que lo comenzaba a catapultar como un emprendedor empresario.

Ya lo dije al inicio de estas palabras, la sumatoria de cada una de las actividades realizadas por René del Risco Bermúdez no caben en un espacio tan pequeño de tiempo, porque solo he hablado de una parte de sus creaciones artísticas que es la poesía, y es porque de ella me siento esclavo, pero otro tanto tiempo se necesitaría para hablar del René tocado por la narrativa, de la que deja no solo una Novela inconclusa o inédita titulada: El cumpleaños de Porfirio Chávez, sino también más de 25 cuentos de los que Ahora que Vuelvo Tom ha sido incluido en más de 10 antologías de cuentos dominicanos.

Este cuento, lo delata como un eterno enamorado de su San Pedro de Macoris y es que René no olvida su tierra natal; aquellos cocoteros caribeños, aquella bendición de la flor de la caña convertida en el esqueleto de chichiguas, los manglares y el olor a guarapo lo dejan al descubierto y así lo expresa en su ODA A MIRAMAR:

 

Todos

militan y cantan

como yo;

quieren cantar junto a mi,

por tus tardes atrapadas frente al mar,

por la sal que se cierne

desde las olas sobre ti,

por tus muchachos nadadores,

por tus lámparas golpeadas por la brisa del sur,

por el sol que te enfoca

desde las aguas verdes…

René no es un muro inerte, ni una creación petrificada y perenne y como tiene la misión de continuar la vida de su abuelo Ramón Federico Bermudez, y así lo explicó su engendradora, se compromete con la patria, le canta a la vida y a la muerte, sabe que su estancia terrenal es efímera y como todo poeta entiende que la Poesía no es un canto a la vida,  sino que es un devenir de la muerte, que la Poesía es como un plato roto zurcido con los hilos del corazón.

Y entre todas las canciones que nos dejó, unas de esperanza,  otras de amor, otras de denuncia, oigamos su grado de conciencia ante esa verdad indeleble, ineludible e inminente que es la muerte:
 

"Así tan sencillamente,
se muere la gente,
como quien se va.

Así, se viste de olvido
se queda perdido,
se oscurece el sol.

Así toda la alegría
se pierde en un día
se pone a soñar.

El sol que nos alumbraba
la voz que me hablaba
se interrumpe así...

Así, quien sintió la vida
batalla perdida,
guerra por ganar.

Así los libros leídos
se quedan perdidos
otros los leerán.

Todo lo que era mío
no tiene nombre
no tiene dueño.
Regalo todos mis sueños
me heredan todos,
todos los hombres.

Desnudo voy en mi viaje
ningún ropaje llevo conmigo
el infinito es mi amigo,
morir nos hace a todos iguales.

Con una flor en la mano,
con una bala en mitad del pecho
morir en un sitio o lecho
caer herido en medio del llano...

Perdemos todas las puertas
perdemos todas las llaves,
ya no valen las apuestas
la muerte nos hace iguales,
iguales, iguales
igual, iguales.

Perdemos todos los sueños
morir nos hace a todos iguales,
iguales, iguales, igual, iguales..."

René del Risco Bermúdez
(dominicano)

 

Donar

 Más Noticias
El Teatro Aurora: auge del desarrollo cultural de San  Pedro de Macorís
El estadio Oriental: La Casa de los Big Leaguer
Cae el tanque de la discordia
Con la presencia de las tropas EEUU sigue la crisis de 1921 en San Pedro de Macorís
Crisis del ayuntamiento de San Pedro de Macoris 1921
De la mujer al feminismo a Macorís del Mar
Francisco Domínguez Charro: de lo social a lo político
La primera radio de Macorís del Mar: ¿La HIH o la HI1J?
Pedro Mir, Poeta Nacional La poesía como palabra: es palabra pura
René del Risco Bermúdez Unas palabras al viento por René del Risco Bermúdez, a propósito del develizamiento de su busto
Trujillo 1933: adulado en San Pedro de Macoris sin ser tirano
Otra respuesta en San Pedro de Macorís a las tropas interventoras del 1916
¿Quienes son los pendejos? ¿Quienes son los pendejos?
Algunas mezcolanzas culturales e históricas; Del pambiche-Merengue apambichao
  ¡Tu opinión es muy importante para nosotros!
 

Diarionoticia.com.do

Mosquito y Sol #19, Urb. Miramar.
San Pedro de Macorís, R.D.
Tel: (829)
750-3660

Mapa Web
Publicidad

     Envío de notas:     dn@Diarionoticia.com.do
                Director:    
director@Diarionoticia.com.do
            Publicidad:    
venta@Diarionoticia.com.do
                       Tel.:     (829) 750-3660