Trujillo 1933: adulado en San Pedro de Macoris sin ser tirano

Por: Ramón Perdomo-Diarionoticia.com.do

No hay evidencia ni escrita ni verbal que pueda testimoniar que el presidente electo en 1930 en la República Dominicana,  y que tomó posesión a mediado de ese mismo año visitara la ciudad de San Pedro de Macorís, antes del 3 de mayo de 1933, me refiero a Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien después se convirtiera en un despiadado tirano, que sometió la nación a los más viles y bajos designios.

Por eso, después de tres años de estar en el poder, y evidentemente en busca de un respaldo reeleccionista, Trujillo Molina, decide venir a la provincia de San Pedro de Macorís, lo que se convirtió en un gran acontecimiento en el que se hicieron dos ceremonias, una en el Ayuntamiento del Municipio Cabecera, y otra en el Cuerpo de Bomberos Civiles. En una se le declaró hijo adoptivo, y en la otra los bomberos le condecoraron y le rindieron honores con una parada al estilo militar.

Para el mes de abril es enviada una notificación al gobernador de la provincia de entonces Francisco Augusto Cordero, haciendo saber que el presidente de la República Rafael Trujillo Molina, venía a visitar la ciudad de San Pedro de Macorís, esto era un gran acontecimiento, porque el presidente Trujillo en sus tres años de gestión no había visitado la Sultana del Este y para tal ocasión, había entonces que realizar un gran acto. Pues el gobernador conjuntamente con el Ayuntamiento presidida su sala capitular por el respetado munícipe Adolfo Frappier, deciden conformar una comisión mixta para presidir y organizar los actos de dicha visita. En ella quedó incluido también el sindico Arturo Alburquerque, quien había sido gobernador en tiempos de Horacio Vásquez.

Para tal ocasión la sala capitular en sesión celebrada el 25 de abril de 1933, nombró una comisión también compuesta por  dos regidores: Pedro Pérez Garcés y Damián Oliver Pino, los que tendrían que entrevistarse con el Primer Jefe del Cuerpo de Bomberos Civiles, Coronel Santiago Ricart, para saber los detalles del homenaje que harían los miembros de esa institución al presidente Trujillo. No sabemos por qué en esa misma sesión de la sala capitular se establece en el acta que el 29 de abril sería declarado festivo, si la visita de Trujillo se pautó para el 3 de mayo del año en curso. Cito:

“Declarar día festivo el próximo 29 de abril en curso, con motivo de la llegada a esta ciudad del honorable presidente de la República General Rafael Leónidas Trujillo, y publicar en la prensa dicha Resolución”

Sin embargo, se verifica que la sala capitular se reunió de nuevo dos veces consecutivas de manera extraordinaria, precisamente el 29 de abril, una sesión a las 10 de la mañana y otra a las once de la mañana del mismo día, en la primera  se trató un único punto que fue la resolución donde se declaraba hijo adoptivo de San Pedro de Macorís al presidente Trujillo y que la misma dice así:

 “El ayuntamiento de la común de San Pedro de Macorís

República Dominicana

Por gratitud i por deber en atención a que el general Rafael Leónidas Trujillo Molina fue por muchos años nuestro munícipe, i durante su permanencia en esta común, en el ejercicio de sus funciones militares fue ejemplo de estricta disciplina y de absoluta sujeción a la ley, contribuyendo eficazmente a la conservación del orden publico i a que después ejerciendo la primera magistratura del Estado, ha observado la misma laudable conducta y ha expresado sus deseo i dado pruebas de la sinceridad de ellos de cooperar al progreso de esta común:

RESUELVE:

A unanimidad de votos distinguir, como se distingue con el título de hijo Adoptivo de la común de San Pedro de Macorís.

Dado en la sala de sesiones el día 29 de abril del año 1933”.

- A unanimidad y puestos de pie todos los regidores, fue acogida esta proposición sobre la cual los presentes expresaron manifestaciones del más vivo entusiasmo, en reconocimiento de los grandes méritos que adornan la ilustre personalidad del General Trujillo.

-Se acordó al propio tiempo hacer entrega del Diploma que confiere al general Trujillo el título de hijo adoptivo de esta común en la recepción que tendrá lugar en la sala capitular el próximo miércoles 3 de mayo venidero a las 10 de la mañana.

Pese a que Trujillo Molina, hasta esa fecha era un presidente legítimamente elegido, y apenas tenía unos tres años en la primera magistratura, la redacción de las motivaciones para declararlo hijo adoptivo de “la común de San Pedro de Macorís” llevaban ribetes tangible de adulonería hacia alguien que 28 años más tarde seria acribillado por su condición de tirano y sátrapa, y quien redujo la sociedad dominicana a una simple propiedad de él, su familia y una camarilla de adlátere.

Sin embargo, en el futuro tirano fue latente su preocupación para la fecha, el no tener mayor presencia en esta ciudad, por un lado: no asistió a ninguno de los actos de celebración de las “bodas de oro de la provincia”, cuando se celebró el cincuentenario con bombos y platillos, batintines y timbales dicha fecha y a la que fue invitado formalmente mediante un telefonema, y esto tiene su afirmación en un fragmento del discurso que pronunció el miércoles 3 de mayo de 1933, a raíz de declararlo hijo adoptivo de la Sultana del Este, cuando dice:

“…Macorís ha estado latente en mi pensamiento a toda hora. Empecé por donde debía comenzar: Por darle paz moral a la familia. He seguido el proceso de su ritmo económico y estudiado de lejos sus dificultades. Me dispongo a luchar ahora por el cambio material de su suerte”.

Y como todo un político astuto de los tiempos, se lanza a buscar la adhesión reeleccionista de los que ya habían demostrado estar postrado a sus intereses de quedarse en el poder y es ahí cuando hace el anuncio del dragado del muelle (que no fue en 1932 como afirman algunos) y la construcción del puente sobre el Rio Higuamo:

“Estamos en víspera del dragado de este puerto contratado por una compañía cuyos trabajos iniciará a fines de mayo (de 1933) o en los primero días de junio. Las dificultades reinantes por la falta de un puerto hábil para las necesidades urgentes del comercio, cederán en corto tiempo al feliz arribo de los barcos…”

“… Otros de los propósitos que me traen a esta provincia cuyo porvenir ocupa mi atención de gobernante es el puente sobre El Higuamo, obra que prometo realizar en un futuro próximo. Macorís tendrá también, sobre el salobre río, su gran puente de hierro que anule el viejo sistema de barcas, rezagado y anacrónico. Impropicia es la hora bajo la incierta y vacilante economía del mundo (aludía la gran crisis de la economía estadunidense de 1929), para realizar todas las obras necesarias; pero dentro de los propios recursos naturales con que cuenta el gobierno que presido para el desenvolvimiento de sus  actividades dentro del vasto plan de acción de mi política haré  todo lo que pueda para impulsar la riqueza del país, base de su futuro engrandecimiento”.

No hay que ser adivino ni pitonisa para saber que este anuncio, en medio de todas las personalidades de la provincia, autoridades civiles y militares, además de otros invitados de la región Este, y la parafernalia gobiernista, arrancó el aplauso de todos los presentes, y los vítores estuvieron a la orden del día, quedando sellado aquí el germen de la reelección de Rafael Leónidas Trujillo Molina, para el próximo periodo, que se iniciaba el siguiente año de 1934.Y esto queda demostrado, en el apoyo abierto de la sala capitular de San Pedro de Macorís, junto al de Puerto Plata, a la reelección de Trujillo Molina, teniendo la de la novia del atlántico el privilegio de ser la primera en pedir dicha repostulación y la nuestra la segunda.

Donar

 Más Noticias
El Teatro Aurora: auge del desarrollo cultural de San  Pedro de Macorís
El estadio Oriental: La Casa de los Big Leaguer
Cae el tanque de la discordia
Con la presencia de las tropas EEUU sigue la crisis de 1921 en San Pedro de Macorís
Crisis del ayuntamiento de San Pedro de Macoris 1921
De la mujer al feminismo a Macorís del Mar
Francisco Domínguez Charro: de lo social a lo político
La primera radio de Macorís del Mar: ¿La HIH o la HI1J?
Pedro Mir, Poeta Nacional La poesía como palabra: es palabra pura
René del Risco Bermúdez Unas palabras al viento por René del Risco Bermúdez, a propósito del develizamiento de su busto
Trujillo 1933: adulado en San Pedro de Macoris sin ser tirano
Otra respuesta en San Pedro de Macorís a las tropas interventoras del 1916
¿Quienes son los pendejos? ¿Quienes son los pendejos?
Algunas mezcolanzas culturales e históricas; Del pambiche-Merengue apambichao
  ¡Tu opinión es muy importante para nosotros!
 
Diarionoticia.com.do

Mosquito y Sol #19, Urb. Miramar.
San Pedro de Macorís, R.D.
Tel: (829)
750-3660

Mapa Web
Publicidad

     Envío de notas:     dn@Diarionoticia.com.do
                Director:    
director@Diarionoticia.com.do
            Publicidad:    
venta@Diarionoticia.com.do
                       Tel.:     (829) 750-3660